Notas sobre el padre. Por Renzo Pita

Posted on Actualizado enn

Notas sobre el padre

Cartel-5084

Me gustaría empezar leyendo algo que leí hace un tiempo del poeta nikkei peruano José Watanabe. Se trata de un fragmento de su texto titulado “Elogio del refrenamiento” que considero muestra de manera clara y sencilla lo que en psicoanálisis llamamos función paterna:

“Hay ocasiones en que descubro con cierta claridad que soy descendiente de japonés. Generalmente sucede en situaciones críticas, y me sorprendo porque siento que algo profundo viene y cambia el rumbo de mis reacciones previsibles. Mi normal tendencia al desánimo, por ejemplo, se hace temple inusual. No es una petulante apelación al estereotipo de japonés imperturbable ante la adversidad; es una íntima presión que me señala una responsabilidad: sé como tu padre.

[…]

Creo que el refrenamiento, la contención, es el aspecto que más aprecié de mi padre, el que más me impresionaba. Mis hermanos y yo terminamos por controlar nuestras expansiones ante él. Nunca nos lo pidió, pero de alguna manera supimos que él siempre esperaba de nosotros un comportamiento más discreto, más recogido de maneras. Era una forma de represión, sí, pero no castrante, sino para estar más cerca del orden natural. La naturaleza, aún cuando es violenta, no hace aspavientos. Cuando somos aspaventosos estamos haciendo comentarios agregados e innecesarios a nuestros actos, que son naturales, todos”.

Quisiera apoyarme en este pequeño fragmento para explicar algunos aspectos acerca la función paterna. Todo el texto de Watanabe en realidad en muy útil para esto.

En primer lugar, podemos señalar de qué manera la función del nombre del padre opera con un mecanismo propio de una metáfora. La función paterna consiste en fundar una metáfora en un sujeto. No es cualquier metáfora. Podríamos decir que la función paterna instaura algo que podríamos expresar con la frase “de aquí en adelante esto en lugar de aquello”. Cuando el autor nos dice que el padre esperaba un comportamiento más discreto, un refrenamiento, podemos suponer ahí, entre líneas, la operación de una metáfora.

Este acontecimiento tiene sin duda una serie de consecuencias, puesto que sabemos que habilita una serie de cosas y complica otras.  Quizás lo más interesante de la función paterna son sus límites, puesto que el sentido común que establece y el rumbo que intenta imponer al goce no deja de producir síntomas. Pero también vemos que la función paterna, en tanto instaura un “de aquí en adelante esto”, habilita un nuevo modo de situarse, un nuevo modo de establecerse en el mundo. Tal como lo expresa Marcelo Barros, a partir de la instauración de la metáfora paterna, se entra en una serie, en una sucesión, en una metonimia que tuvo su inicio en ese significante novedoso que es una orientación, y que en nuestro ejemplo remite al refrenamiento.

No es poca cosa tener una orientación, aunque a veces se la juzgue como algo de mala calidad. El autor de nuestro texto parece conocer bien las limitaciones de la suya, y comenta que siempre deseo que su padre fuera más expresivo.

También es posible pensar a la función paterna como un recurso, un instrumento significante que, como hemos dicho, permite introducirnos al mundo de una determinada manera y en ese sentido ya no se trataría del mismo mundo. No es equivocado referirnos a la función paterna como un comienzo. El nombre del padre es eso que inventa un origen, no se trata de cualquier metáfora. Lo propio de la metáfora paterna es su potencia fundadora.

Si esta función puede ser descrita como un recurso significante que marca un comienzo, que funda un antes y un después, es por su proximidad al goce y al sin sentido. Si esta función opera como una orientación que permite un nuevo modo de situarse, es por su estrecha relación con aquello para lo que no hay orientación. Topológicamente está ligado al agujero de sentido y al goce que irrumpe. Pretende ser el significante que viene a marcar el lugar del S(A/).

Es por eso que la angustia puede ser entendida también como la contraparte de la función paterna, ella puede ser entendida como una señal de la falla de esta función. La angustia puede ser también un llamado al padre, a un nuevo orden, a una metáfora que invente alguna orientación ahí donde no hay sentido y abunda un goce difuso.

Todo esto revela el carácter ficcional de esta función, muestra su artificialidad. Se trata de poner una invención ahí donde antes había angustia, invación de goce, etc. La potencia de esta metáfora está en que supone un acto frente al agujero, eso es lo que la convierte en una “metáfora viva”, dice Barros. No todas las metáforas tocan algo de lo real.

Este sustrato artificial de la función paterna, lo liga directamente con la creencia, con la fe. No tiene sentido tomar, por ejemplo, la orientación del refrenamiento. Hay una arbitrariedad en eso. La elección de ese camino supone haber creído en el padre. Se podría decir que el padre para funcionar necesita que se crea en él.

Hace un tiempo un analizante me contó que cuando era niño su familia se mudó a una nueva casa donde él tendría por primera vez su propia habitación. La primera noche en esa casa tuvo dificultades para quedarse dormido, por temor a que apareciera algún tipo de fantasma o algo por el estilo. Recuerda que la siguiente noche su padre lo acompaño hasta quedarse dormido y le dijo, buscando su tranquilidad, que no se preocupe, que él nunca habría comprado una casa donde haya algo que le pudiera asustar. Cuenta este paciente que las siguientes noches, para evitar el miedo y conciliar el sueño,  le servía mucho apoyarse en lo que su papá le dijo en aquella oportunidad.

Frente a lo nuevo, frente a lo extraño, puede ser muy útil para un niño creer en el padre.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s